El camino a la felicidad


Martín Seligman es una de las mayores autoridades mundiales sobre psicología positiva. Es Director del Centro de  Psicología Positiva de la Universidad de Pensilvania.

Hace unos cuantos años, decidió enfocar sus investigaciones en la forma en que podemos ser felices y conseguir el  bienestar, en lugar de estudiar cómo tratar las emociones negativas. En su libro La auténtica  felicidad en español) presenta las cinco claves de la felicidad humana, resumidas en las siglas PERMA:
Authentic Happiness (Emociones positivas (Positive Emotions) nuestra felicidad está en relación directa con el número de emociones  positivas que sentimos a lo largo del día. Si nuestras emociones son
positivas utilizamos expresiones positivas en  mayor número que negativas.

 Implicación (Engagement) nuestra felicidad se eleva cuando nos sentimos implicados en lo que estamos haciendo.  Aunque sea algo que no nos guste, con pasión, compromiso y concentración en la tarea conseguiremos sentirnos bien  haciéndola.

 Relaciones (Relationship) nuestro nivel de felicidad aumenta si lo hace la calidad y cantidad de nuestras relaciones  con los demás.
Significado (Meaning) o sentido de lo que hacemos. El pertenecer a algo, tener unas creencias o valores y dar más que recibir, nos hace sentir felices.

Logro (Accomplishment) conseguir cosas nos proporciona una sensación de éxito que nos hace felices, cumplir pequeños objetivos y ponerse metas a nuestro alcance es importante para nuestro bienestar.

Unir todo para sentirse feliz está a nuestro alcance. Ábrete a tu entorno, relacionate con la gente y dales tu ayuda, tu apoyo y tu amistad, utilizando expresiones positivas al relacionarte. Concéntrate en disfrutar tus emociones positivas, recuerda tus momentos felices y las emociones que sentías y revívelas con frecuencia.

Ponte objetivos y metas que estén a tu alcance. Piensa cada mañana en las pequeñas cosas que puedes lograr en ese día y trabaja por conseguirlas con pasión y compromiso. Ten claros tus valores y principios logrando que den sentido a todo lo que hagas para llegar a tus metas.

Al final de cada día reflexiona sobre lo que has dado a la gente y las pequeñas metas que has logrado. Examina lo que hayas aprendido de las dificultades de cada día para mejorar en el siguiente. Persiste en los objetivos que no conseguiste y no te rindas nunca. Así de sencillo es el camino a la felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario