SANAR LAS HERIDAS

El inconsciente se ha creado por una programación a partir de las experiencias del
pasado, especialmente cuando estas experiencias han sido estresantes, ya sea de estrés físico o psicológico. El inconsciente graba esta situación de sufrimiento y a esta grabación se le llama “memoria activa”.
La pregunta es ¿para qué se graban estas experiencias? Para protegernos en el futuro, en realidad es un sistema de defensa y es así como funcionamos.
Este sistema de defensa que tiene esa encomiable razón de ser, se ha convertido en un sistema de defensa que nos ahoga. Cuando en el futuro se nos presente alguna situación con un leve parecido a alguna otra situación que quedó grabada como “memoria activa”,
el mecanismo de defensa se pondrá en marcha y reaccionaremos de una manera totalmente errónea e injusta no en función del acontecimiento real, sino en función de la “memoria activa”.
Así es como perdemos nuestro poder, que no es otro que el poder vivir el momento presente sin estar atrapados por esas memorias del pasado.
La buena noticia es que podemos liberarnos de ellas, no estamos atados a ellas, sólo lo estamos en la medida en que no hayamos realizado el trabajo interior de limpieza con respecto a las mismas.
Nuestras reacciones emocionales no dependen del exterior sino de nuestra manera de percibir las cosas y esta a su vez depende de la carga que llevamos en nuestro interior que es resultado de nuestro pasado.
Para liberarnos de estas “memorias activas” hay que hacer un profundo trabajo interior de sanación, liberar los sufrimientos que las han construido y descubrirnos como los seres liberados que somos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario