La práctica diaria que puede cambiar tu vida


Comenzando con la idea de haz más de lo mismo que te hace bien por 21 días hoy quiero compartirte mi práctica preferida por ser simple e INCREIBLEMENTE poderosa.

Me encanta esta frase:

 Si la única oración que dices en tu vida es “gracias”, será suficiente”.

Expresar Gratitud significa contar tus bendiciones, notar los placeres simples, y reconocer todo lo que recibes. Significa aprender a vivir tu vida como si todo fuera un milagro, y siendo conscientes de forma continua de lo mucho que te han dado.

La gratitud cambia tu enfoque de lo que tu vida carece a la abundancia que ya está presente. Además, la investigación conductual y psicológica ha mostrado las mejoras de vida sorprendentes que pueden derivarse de la práctica de la gratitud.
Dar gracias hace que la gente sea más feliz y más resistente a las adversidades, fortalece las relaciones, mejora la salud y reduce el estrés.

Y si tienes dudas, aquí tienes uno de los tantos estudios que comprueban los enormes beneficios de la Gratitud.
La Gratitud eleva tu calidad de vida

Dos psicólogos, Michael McCollough, de la Universidad Metodista del Sur en Dallas, Texas, y Robert Emmons, de la Universidad de California en Davis, escribieron un artículo acerca de un experimento que llevaron a cabo sobre la gratitud y su impacto en el bienestar de las personas.

El estudio contaba con cientos de personas que dividieron en tres grupos diferentes y a todos los participantes les pidieron que lleven registros diarios. El primer grupo escribió un diario de los acontecimientos que se produjeron durante el día sin que digan específicamente si eran cosas buenas o malas; el segundo grupo se le dijo que registraran sus experiencias desagradables; y el último grupo recibió instrucciones para hacer una lista diaria de cosas por las que estaban agradecidos.

Los resultados del estudio indicaron que los ejercicios de gratitud diarias resultaron en mayores niveles reportados de alerta, entusiasmo, determinación, optimismo y energía. Además, los del grupo de gratitud experimentaron menos depresión y estrés, eran más propensos a ayudar a los demás, hacer ejercicio con mayor regularidad, y hacer un mayor progreso hacia el logro de metas personales.

Dr. Emmons – que ha estado estudiando la gratitud por casi diez años y es considerado por muchos como la principal autoridad del mundo en agradecimiento – es autor del libro, “Gracias : ¿Cómo la nueva ciencia de la gratitud puede hacerte más feliz”.

La información de este libro se basa en la investigación que involucra a miles de personas a cargo de un número de diferentes investigadores de todo el mundo. Una de las cosas que estos estudios muestran es que practicar la gratitud puede aumentar los niveles de felicidad un 25% Más. Esto es importante porque tu nivel de felicidad suele estar fijado en un punto determinado. Si algo malo te sucede durante el día, tu felicidad puede caer momentáneamente, para luego volver a tu estado natural. Del mismo modo, si algo positivo sucede, tu nivel de felicidad se eleva, y luego vuelves otra vez a tu nivel orginal.

Practicar gratitud a diario aumenta tu nivel “predeterminado” de felicidad, independientemente de las circunstancias externas.

Ahora, que sabes porqué es tan importante, ¿cómo empezar?

    Mi propuesta para este desafio de hacer “más de lo que nos hace bien” por 21 días es que tomes un minuto al día para agradecer por 3 cosas que te ocurrieron.

Esta acción implica pasar conscientemente unos pocos minutos recordando algo bueno que te haya sucedido ese dia. Te aseguro que aún en un mal día, hay algunas cosas buenas que suceden, por pequeñas que sean.

Cómo hacerlo:

1. A la noche. Cada noche – antes de ir a la cama, repasa tu día y recuerda tres cosas buenas que sucedieron – las cosas que han ido bien, que hayas disfrutado o estás agradecido. Estas pueden ser pequeñas (por ejemplo, un delicioso sándwich o un niño sonriente en el bus) o de mayor importancia para ti. Es probable que de acuerdo al día esto varía. Te aseguro que a medida que avanzas cada vez te será más fácil (e incluso de seguro encontrarás más de 3!)

2. Anótalo. Esto es importante. Puedes hacerlo en un pequeño anotador o fijate en tu teléfono que hay muchísimas aplicaciones gratis que también te pueden aydar. Lo importante es que lo veas escrito.

3. Piensa acerca del por qué. Por cada cosa que estás agradecido, piensa porqué te gustó y porqué te sientes bien al respecto.

4. Revisalo. Algún día que te sientas “mal” o solo para saber revisa lo escrito. ¿Qué sientes cuando miras todas estas cosas buenas? ¿Vez algo que se repite?

5. Sigue así – intenta mantener esto por 21 días. Uno a la vez verás cómo se convertirá en un hábito.


Comenzando con la idea de haz más de lo mismo que te hace bien por 21 días hoy quiero compartirte mi práctica preferida por ser simple e INCREIBLEMENTE poderosa.
Me encanta esta frase:
Si la única oración que dices en tu vida es “gracias”, será suficiente”.
Expresar Gratitud significa contar tus bendiciones, notar los placeres simples, y reconocer todo lo que recibes. Significa aprender a vivir tu vida como si todo fuera un milagro, y siendo conscientes de forma continua de lo mucho que te han dado.
La gratitud cambia tu enfoque de lo que tu vida carece a la abundancia que ya está presente. Además, la investigación conductual y psicológica ha mostrado las mejoras de vida sorprendentes que pueden derivarse de la práctica de la gratitud.

Dar gracias hace que la gente sea más feliz y más resistente a las adversidades, fortalece las relaciones, mejora la salud y reduce el estrés.

Y si tienes dudas, aquí tienes uno de los tantos estudios que comprueban los enormes beneficios de la Gratitud.

La Gratitud eleva tu calidad de vida

Dos psicólogos, Michael McCollough, de la Universidad Metodista del Sur en Dallas, Texas, y Robert Emmons, de la Universidad de California en Davis, escribieron un artículo acerca de un experimento que llevaron a cabo sobre la gratitud y su impacto en el bienestar de las personas.
El estudio contaba con cientos de personas que dividieron en tres grupos diferentes y a todos los participantes les pidieron que lleven registros diarios. El primer grupo escribió un diario de los acontecimientos que se produjeron durante el día sin que digan específicamente si eran cosas buenas o malas; el segundo grupo se le dijo que registraran sus experiencias desagradables; y el último grupo recibió instrucciones para hacer una lista diaria de cosas por las que estaban agradecidos.
Los resultados del estudio indicaron que los ejercicios de gratitud diarias resultaron en mayores niveles reportados de alerta, entusiasmo, determinación, optimismo y energía. Además, los del grupo de gratitud experimentaron menos depresión y estrés, eran más propensos a ayudar a los demás, hacer ejercicio con mayor regularidad, y hacer un mayor progreso hacia el logro de metas personales.
Dr. Emmons – que ha estado estudiando la gratitud por casi diez años y es considerado por muchos como la principal autoridad del mundo en agradecimiento – es autor del libro, “Gracias : ¿Cómo la nueva ciencia de la gratitud puede hacerte más feliz”.
La información de este libro se basa en la investigación que involucra a miles de personas a cargo de un número de diferentes investigadores de todo el mundo. Una de las cosas que estos estudios muestran es que practicar la gratitud puede aumentar los niveles de felicidad un 25% Más. Esto es importante porque tu nivel de felicidad suele estar fijado en un punto determinado. Si algo malo te sucede durante el día, tu felicidad puede caer momentáneamente, para luego volver a tu estado natural. Del mismo modo, si algo positivo sucede, tu nivel de felicidad se eleva, y luego vuelves otra vez a tu nivel orginal.
Practicar gratitud a diario aumenta tu nivel “predeterminado” de felicidad, independientemente de las circunstancias externas.
Ahora, que sabes porqué es tan importante, ¿cómo empezar?
Mi propuesta para este desafio de hacer “más de lo que nos hace bien” por 21 días es que tomes un minuto al día para agradecer por 3 cosas que te ocurrieron.
Esta acción implica pasar conscientemente unos pocos minutos recordando algo bueno que te haya sucedido ese dia. Te aseguro que aún en un mal día, hay algunas cosas buenas que suceden, por pequeñas que sean.
Cómo hacerlo:
1. A la noche. Cada noche – antes de ir a la cama, repasa tu día y recuerda tres cosas buenas que sucedieron – las cosas que han ido bien, que hayas disfrutado o estás agradecido. Estas pueden ser pequeñas (por ejemplo, un delicioso sándwich o un niño sonriente en el bus) o de mayor importancia para ti. Es probable que de acuerdo al día esto varía. Te aseguro que a medida que avanzas cada vez te será más fácil (e incluso de seguro encontrarás más de 3!)
2. Anótalo. Esto es importante. Puedes hacerlo en un pequeño anotador o fijate en tu teléfono que hay muchísimas aplicaciones gratis que también te pueden aydar. Lo importante es que lo veas escrito.
3. Piensa acerca del por qué. Por cada cosa que estás agradecido, piensa porqué te gustó y porqué te sientes bien al respecto.
4. Revisalo. Algún día que te sientas “mal” o solo para saber revisa lo escrito. ¿Qué sientes cuando miras todas estas cosas buenas? ¿Vez algo que se repite?
5. Sigue así – intenta mantener esto por 21 días. Uno a la vez verás cómo se convertirá en un hábito.
- See more at: http://blog.elsecretosobrelaleydeatraccion.com/la-practica-diaria-que-puede-cambiar-tu-vida/#sthash.w4KnDMYG.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario