EL SECRETO DEL AMOR

¿Sabes cuál es el secreto para que logres el amor y la felicidad? Es simplemente sencillo y nosotros lo hacemos complicado…
Si quieres felicidad, dale felicidad a otros; si quieres amor, aprende a amar a los demás; pero primero que nada,“Aprende amarte a ti mismo”, para que puedas darles a los demás.
Si quieres atención y aprecio, aprende a dar atención y aprecio; si quieres abundancia material, ayuda a otros a tener abundancia. De hecho, la manera más fácil de obtener lo que quieres es ayudando a otros a obtener lo que quieren. Este principio opera para individuo, corporaciones, sociedades y naciones.
Si quieres ser bendecido con todas las cosas buenas en la vida, aprende a bendecir silenciosamente a todos con las cosas buenas en la vida. Hasta pensar en dar, pensar en bendecir, o una simple oración, una sonrisa tiene el poder de influir en los demás. 
El pensamiento tiene el poder de transformación. Cuando aprendes a dar aquello que buscas, activas y montas la coreografía de la danza con movimientos exquisitos, energéticos y vitales que constituyen el eterno palpitar de la vida.
La mejor manera de poner a funcionar “La Ley  del Dar” y poner todo el proceso en circulación es tomar la decisión de que en cualquier momento que entres en contacto con otra persona le darás algo. No tiene que ser algo material; puede ser una flor, un cumplido o una oración, de hecho, las formas más poderosas de dar no son materiales. Los regalos de cuidados, atención, afecto, aprecio y amor. 
Son algunos de los regalos más preciosos que puedes dar, y no cuestan nada. Cuando conoces a alguien, puedes silenciosamente enviarle una bendición, deseándole felicidad, alegría y dicha. Esta manera de dar silenciosamente es muy poderosa. Podrías decir una palabra de aliento que diga algo sobre los sentimientos que tienes por esa persona a la que estás visitando. Puedes llevarle un cumplido. Puedes llevarle una oración, o a cualquier persona que necesite de ayuda espiritual. No hay nada más hermoso y humano que llevar una palabra de aliento.
Toma la decisión de dar a dondequiera que vayas, a quien sea que visites o veas. Siempre y cuando estés dando, estarás recibiendo… Entre más das, adquirirás más confianza en los efectos milagrosos de esta ley. Al recibir más, tu habilidad de dar más también aumentará.
Recuerda siempre  “Hay que aprender amarse para poder amar a los demás, Hay que ser Feliz para poder hacer Feliz a los demás”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario